Las aves son las protagonistas del festival SUMAte al Bosque-ColomBIOdiversidad, que tendrá lugar en Bogotá, Medellín y Cali, desde el 20 al 30 de mayo del 2021.

Pavón colombiano (Crax alberti) Foto cortesía: Proaves.

¡ColomBIOdiversidad se vuelve SUMAte al Bosque!

Este es un año muy especial para nosotros, en este 2021, en Envol Vert cumplimos los 10 años de existencia en medio de una lucha permanente por la sensibilización y el favorecimiento de alternativas económicas que ayuden a frenar la deforestación. 

Adicionalmente, en el marco de esta nueva década, la octava edición del festival ColomBIOdiversidad pasa a acompañar al nuevo nombre del festival SUMAte al Bosque, que va a condensar todo el espíritu y objetivos que ha tenido Envol Vert durante estos años.


Las aves, patrimonio natural… 

El Festival estará conmemorando el día 22 de mayo como día de la Biodiversidad y el 9 de mayo, el día Internacional de las Aves. Las hemos elegido como nuestras protagonistas para esta edición del festival, tomando en cuenta que ellas son parte fundamental de la biodiversidad colombiana. 

Siendo Colombia el país en el mundo con mayor número de especies registradas, con 1921, pero a su vez siendo un territorio en el que se ven amenazadas de acuerdo con estudios del Instituto Humboldt, donde se afirma que alrededor de 140 especies ya cuentan con algún grado de amenaza, 16 de estas en grado de peligro crítico, 54 en peligro y 63 en estado vulnerable de extinción. 

Sabemos y entendemos que no solo las aves se ven amenazadas, sino que también sus defensores y todos aquellos que velan por su protección en el territorio, los que defienden sus hábitats naturales y están en primera línea de su defensa.

Entendiendo además que de las 1921 especies de aves que hay en Colombia, 79 son endémicas y, por ejemplo, entre las especies endémicas en peligro crítico de extinción están los colibríes Heliangelus y el zamarrito gorjiturquesa, que son solo dos ejemplos de las 140 que se encuentran con diferentes niveles de riesgo. Siendo las áreas más importantes de endemismo de aves en Colombia: la Sierra Nevada de Santa Marta, la Cordillera Oriental de los Andes y el Andén Pacífico.

 

¡Y patrimonio cultural para Colombia!

Las aves también se han relacionado con la cultura desde tiempos prehispánicos, en las culturas precolombinas hacían parte de los rituales y las ceremonias, como también en sus cosmovisiones. El cóndor, por ejemplo, hacía parte de las divinidades incas, encargadas de conectar el cielo con la tierra. Era la conexión con el mundo superior (Hanan Pacha, en quechua) desde el mundo mundo terrenal (Kay Pacha, en quechua). Desde tiempos prehispánicos el cóndor ha sido un ave ligado a lo divino para las culturas andinas y en Colombia su importancia fue tal que hace parte de su emblema nacional, y la han designado como su ave nacional.  

Por solo mencionar unos ejemplos más, en el caso de los flamencos en el norte de Chile su plumaje era altamente valorado en algunos rituales debido al simbolismo y su conexión con el sexo. Y en la cultura maya y azteca el plumaje de algunas aves exóticas servía para distinguir rangos y jerarquías, como también en el ornato que llevaban en sus cuerpos. 

Se puede además identificar la presencia de aves en los tunjos muiscas, en sus esculturas doradas se reconocen formas aladas y antropomorfas, como parte de esos elementos rituales de oro significativos en su cosmovisión, ligadas las aves a una conexión con el sol y su divinidad intermediaria. 


Una diversidad amenazada

Lo preocupante es que las aves son un gran indicador de alteraciones medioambientales, estas son fundamentales como agentes reguladores y dentro del ciclo vital de muchos ecosistemas. Y son precisamente las acciones humanas su mayor amenaza, implicando desde la transformación de sus hábitats naturales, como también su caza, el tráfico ilegal y la contaminación en sus distintas formas.

Entendiendo que, por ejemplo, la amenaza más crítica para las aves es la destrucción de los hábitats (bosques, selva tropical húmeda, pastizales y humedales) debido a varios motivos entre los que se encuentra la deforestación, la ganadería extensiva, la expansión de la agricultura, la minería, el desarrollo urbano y la producción de biocombustibles. Además de la fragmentación de sus ecosistemas por la construcción de carreteras o proyectos industriales y energéticos.

Estos riegos también los enfrentan las aves migratorias que tienen su paso casi obligatorio por Colombia, como puerta al sur del continente, una población alta de aves migrantes con aproximadamente 275 especies, y de estas, 10 se encuentra en categoría de amenaza de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – UICN.

Tres de los corredores migratorios principales identificados para las aves migratorias neotropicales pasan por Colombia, como lo son el corredor migratorio Trans-Golfo/América Central, el Trans-Caribeño y el corredor de migración del Atlántico Noroeste. 

Por el corredor Trans Golfo/América Central pasan casi todas las aves rapaces, paseriformes y aves de playa a lo largo de la costa del pacífico que llegan desde Panamá. Mientras que por el corredor Trans Caribeño grupos de patos y paseriformes que tienen su arribo a la zona norte de la costa caribe, incluyendo el archipiélago de San Andrés y Providencia. Así mismo, desde la zona noreste del atlántico que es un corredor migratorio importante para especies de parúlidos, aves marinas y playeras. 

 


Un Festival para despertar la conciencia ambiental e involucrar a los/las ciudadanos/as para la conservación

Queda claro, por todo lo anterior, la importancia que no solo de las aves endémicas tienen, sino también las aves migratorias como mensajeras de la conservación, entendiendo la importancia de salvaguardar sus hábitats, los bosques, selvas, humedales y pastizales, reconociendo los factores que amenazan su existencia. 

Es desde ahí que parte lo significativo que es para nosotros la sensibilización y las conversaciones que se puedan generar al respecto, por ello creemos que no hay mejor protagonista para esta octava edición, de SUMAte al bosque-ColomBIOdiversidad que las aves.  

Mediante los tres ejes del festival que serán: Las aves y la reconexión con la naturaleza, las aves y el consumo responsable, y las aves y sus defensores, se busca generar una sensibilización para reencontrarnos con la naturaleza, a ser sensibles con el medio ambiente promoviendo conciencia sobre el consumo, y reconociendo, a su vez, el rol que los defensores de las aves tienen en la conservación y protección de los hábitats naturales, y de la necesidad de que cada ciudadano sea un defensor de estas desde sus acciones más cercanas.

Como cada edición del festival, será gratuito y abierto en los lugares públicos, en los que se impartirá educación ambiental, arte, recorridos, ferias que promuevan el consumo local, y una serie de eventos y exposiciones, a los que desde ahora están totalmente invitados. 

El cucarachero de Nicéforo (Thyrophilus nicefori) Foto cortesía: Proaves.

¡Te invitamos a sumarte al bosque, a sumarte por la protección de las aves y su diversidad!

**Las fotos utilizadas en este artículo han sido cedidas amablemente por la fundación ProAves, aliados del festival en Medellín. ProAves no forma parte del concurso como organizador.

También te puede gustar: