Lina Marcela – Voluntaria SUMAte al Bosque

«Mi nombre es Lina Marcela Gómez, soy bióloga de la Universidad de Antioquia y actualmente me encuentro creando una fundación para la conservación de la biodiversidad en compañía de otros colegas. Siempre me ha apasionado la educación ambiental, por lo que decidí formarme para ser docente y capacitarme en pedagogía. Disfruto mucho del senderismo, conocer lugares naturales, montar bicicleta, hacer yoga y cocinar.

Siempre me ha gustado ser voluntaria y lo he sido en diferentes procesos. Con SUMAte al Bosque siento afinidad por sus principios y lo que buscan porque la conservación se ha convertido en mi propósito de vida.

Siempre me ha parecido chévere unirme a experiencias como esta para poder compartir con otras personas que también están caminando hacia la misma dirección, de esta forma no me siento sola en el proceso. Esto me motiva y sé que en un futuro se podrán ver los esfuerzos tangibles.»

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando ves un ave? 

«Para mí, es inevitable pensar en libertad cuando veo un ave, ellas evolucionaron para conquistar el cielo y no solo son hermosas sino que a nivel biológico juegan un papel muy importante en nuestros ecosistemas, por ejemplo, sin ellas no tendríamos muchos de los productos que utilizamos para nuestra alimentación.»

¿Tienes un ave favorita?

«Es complejo, es como si me preguntaran cual es mi canción favorita, pero si tengo que escoger, hablaría de los colibríes. Son sutiles e incansables. Sus colores, su forma de volar, sus adaptaciones particulares y su forma de interactuar con las plantas son muestra del gran trabajo evolutivo que hay en ellos. Son aves tan majestuosas que hay culturas que los consideran seres sagrados.»

¿Qué piensas del tema de este año? Cuéntanos alguna pequeña experiencia que hayas tenido con las aves…

«Este tema es super importante y es para tocar fibras. Las aves son bonitas, son animales carismáticos, entonces utilizarlas para hablarle de conservación a la comunidad es algo estratégico y bonito.

El tema de conservar es complejo porque constantemente estamos impactando el medio ambiente. Las aves nos dan una gran oportunidad, por un lado, Colombia es el país número 1 en biodiversidad de aves y tenemos varias especies endémicas, por otro, son animales fáciles de observar porque están en casi todos los ecosistemas. En definitiva, las aves son el animal perfecto para lograr los objetivos del Festival este año.

He tenido varias experiencias, quiero resaltar la observación de aves porque es una actividad durante la cual debes agudizar tus sentidos para poder recibir toda la información que ellas te brindan (sus cantos, sus colores, sus comportamientos) cuando entras al bosque, a su entorno. Observar aves es un ritual de paciencia que he aprendido a través del tiempo.

Otra experiencia memorable sucedió al inicio de mi ejercicio profesional. Tuve la oportunidad de trabajar con aves en un proyecto de conservación con niños. El gran reto fue tratar de transmitir y enseñar que las aves no están aquí porque sí, sino que tienen un valor, aportan equilibrio a nuestros ecosistemas y tienen un papel vital. En este proceso aprendí de la capacidad de asombro de los niños y de su actitud, siempre dispuestos a recibir el mensaje.»

¿Has participado del Festival en años pasados? ¿Cómo percibiste que fue?

«Sí, este es mi segundo año acompañando el Festival. El año pasado fue especial por dos motivos, primero porque se escogió un tema que me encanta, pues me apasionan los ecosistemas marinos y segundo porque tuvimos un gran reto a la hora de virtualizar el Festival para lograr conectar de la misma forma con la comunidad.»

 

¿Qué le dirías a una persona que no conoce el festival para motivarlo a que participe de las actividades que tenemos programadas?

«Primero, les daría mi opinión y es que debemos dejar de pensar que la naturaleza es un sistema dispensador de recursos y que está ahí para proveernos. Debemos empezar a pensar que hacemos parte de ella y que eso implica respetar y comprender la relación que se puede dar entre todos los seres que la conformamos.

Después les haría la invitación a acercarse a nuestros espacios, a conocer nuestros proyectos, a vivir la experiencia y conocer por qué es importante el festival y los temas que se tratan en su desarrollo. Necesitamos entender de qué manera estamos impactando el entorno y los demás seres vivos y el festival es un espacio que nos permite todo esto.»

Lina Marcela, un abrazo fuerte, ¡te esperamos el año próximo! 

Tú también puedes ser parte del festival. Contáctanos en colombiodiversidad@gmail.com

También te puede gustar: